1. Tocar la piel con el gotero.

El gotero no se debe tocar nunca la piel directamente ya que se puede llenar de bacterias y suciedad, dando lugar a la contaminación del producto. Por higiene, siempre debes echarlo primero en la mano y luego aplicarlo en el rostro, evitando así el contacto de la piel con el gotero.

  1. Exfoliar la piel todos los días.

La piel tarda 28 días en renovarse, si la exfoliamos a diario no le damos tiempo suficiente a la piel a regenerarse. Es suficiente exfoliarla entre 1 ó 2 veces por semana. (Aunque hay que tener en cuenta tu tipo de piel). Abusar de la exfoliación puede ser contraproducente. No solo puede irritar y dejar desprotegida la piel sino que puede provocar granitos y sequedad.

  1. No desmaquillarse antes de dormir, ¡es el peor error que puedes cometer!.

Si te duermes sin desmaquillar, los poros se obstruyen y retardas la regeneración celular que tiene lugar mientras dormimos. Esto provoca efectos negativos como impurezas, arrugas y ojeras. Además, hay una pérdida de hidratación y elasticidad. Haz siempre la doble limpieza, tardas un poco más pero la diferencia entre hacerla o no ¡es enorme!

  1. Utilizar la toalla de manos para el rostro, ¡no!.

Las toallas acumulan bacterias y si te secas la cara con una toalla de manos puedes introducirlas de nuevo en tu piel.

Utiliza una específica para secar tu rostro.

  1. Usar demasiados activos a la vez, ¡error!.

Si usas demasiados no sabrás cual te está funcionando y cual no. Ve introduciéndolos en tu rutina poco a poco.

  1. Aplicar los cosméticos en el orden incorrecto.

En este caso el orden de los factores SÍ altera el producto y afecta directamente a la condición de la piel. Recuerda que primero hay que aplicar productos líquidos y más ligeros, y al final aplicar los productos más densos.

  1. Hidratar la piel cuando la notas seca.

La piel nos envía señales y la sequedad puede ser una de ellas. esta provoca descamación. Si notamos esos cambios se debe a que algo estamos haciendo mal. Por eso, debemos hidratar la piel para prevenirla y no empezar justo en el momento que la vemos aparecer.

  1. Aplicar demasiada cantidad de producto.

Esto puede ser contraproducente porque obstruye tus poros y probablemente aparecerán imperfecciones y granitos.

  1. Aplicar crema hidratante antes del contorno de ojos.

El contorno de ojos debe aplicarse siempre después de la limpieza y antes de la crema para que penetre

en profundidad.

Si lo hacemos al revés, lo que conseguiremos es que la crema facial cree una barrera y el contorno no

actué.

  1. Aplicar los productos frotando demasiado la piel.

Con esto solo irritarás la piel.

Hola, ¿En que te podemos ayudar?